domingo, 7 de febrero de 2010

Las aventuras de un zapato que no encontraba su pie.


Zapatín era un zapato marrón con cordones negros. Estaba muy estropeado y lo iban a tirar a la basura. El no lo sabía. Cuando llegó la noche se durmió al lado de su hermano Zapatito. A la mañana siguiente aparecieron en el basurero. Los dos fueron por un camino que había entre la basura. Se encontraron con un perro que le encantaba morder
zapatos. El perro salio tras ellos, casi los coge. Cuando los dejó en paz, fueron a una casa cercana donde vivía un niño muy pobre. Dieron una patada en la puerta y abrió el niño y cuando los vio se los puso y se quedó muy contento.

7 comentarios:

Maribel dijo...

¡Qué bonito, Irene! Ya me imaginaba esos zapatos corriendo y huyendo del perro. Felicidades.

mar dijo...

Hola Irene,
vengo del blog de tu mamá para leer tu cuento, la verdad es que te ha quedado de fábula,
con la pena que me estaban dando zapatín y zapatito corriendo para salvarse del perro me ha alegrado mucho que encontrasen un nuevo amigo al que le pudieran ser útiles.
Ahora me los imagino a los tres felices corriendo y saltando por el campo.
Un besito de Mar

Ardilla Roja dijo...

Es un cuento precioso, Irene. Me ha encantado.

Menos mal que los zapatos fueron solos a la casa del niño pobre, si no iría todavía descalzo.

Te felicito. Sigue escribiendo cuentos.

El Desván de la Memoria dijo...

Hola, Irene:
Me ha gustado mucho tu relato; pero me ha gustado aún más cómo te presentas en el blog.
Un abrazo,
Ramón

Celia dijo...

Irene:
Has dado una buena lección con ese cuento tn bonito.
Recibe un beso.

claudia dijo...

final feliz!! :)

me encantó!! te felicito Irene, escribis muy pero muy bien
sigue asi :)

un abrazote!
claudia

Servicio Hosting Colombia dijo...

Muy bonito tu articulo, definitivamente me alegraste el día, gracias por compartirlo.