domingo, 28 de noviembre de 2010

Andrea, la chica que salvó a su madre


Andrea, la chica que salvó a su madre.

Andrea nunca entendió lo que pasaba porque siempre su madre aparecía herida. Andrea solo salía de su cuarto para comer, ir al baño, para el colegio y espiar a sus padres. Los espiaba porque estaba preocupada por su madre. El sábado su padre se fue y entró su madre en su cuarto:
- Puedes salir, no está tu padre.
- Vale, mamá, ¿por qué estás herida siempre?
- No te lo puedo contar.
Andrea se dio cuenta de que su madre cuando se fue del cuarto le dejó un diario. La niña hizo como si nada. Cuando se fue su madre lo escondió y se fue a comer.
A la noche empezó a leerlo. Ponía cosas de que le pasaba, por qué estaba herida…
Ella quiso ayudarla pero su padre venía mañana y era ya muy tarde para hacerlo esa noche. Recordó que el sábado se iba a ir otra vez. Decidió que esa semana iba a vigilar a su madre y a su padre.
El domingo se preparó. Se dio cuenta de que su padre pegaba a su madre. Cuando terminó de leer el diario ponía que se había enamorada de un hombre muy bueno y trabajador. No esperó al sábado, fue y denunció a su padre. La policía llegó a su casa y detuvo al padre. Su madre le dio las gracias. Andrea vio a su madre que se iba, ella la siguió, iba a casa del hombre del que se había enamorado.



No hay comentarios: